Asistir a misa es “elixir para mejorar la salud física y mental”

07 de Noviembre 2016
 OAC - Oficina Arquidiocesana de Comunicaciones
Asistir a misa es “elixir para mejorar la salud física y mental”
A+ A-

Según un estudio realizado por el científico de Harvard Tyler J. VanderWeele, “la salud y la religión están muy conectadas”.

El diario estadounidense USA Today, publicó en una reciente columna titulado “La religión podría ser un medicamento milagroso”, donde Tyler J. VanderWeele, profesor de epidemiología en la Universidad de Harvard, y el experto en comunicaciones John Siniff, calificaron la asistencia regular a la eucaristía como un “elixir para mejorar la salud física y mental”.

Los resultados se deben a un estudio encabezado por VanderWeele y publicado en mayo de 2016 en la prestigiosa revista de psiquiatría JAMA Psychiatry, de la Asociación Americana de Medicina.

El estudio, denominado “Asociación entre asistencia a servicios religiosos y menores tasas de suicidio entre mujeres estadounidenses”, concluyó que “la asistencia frecuente a servicios religiosos estaba asociada con una tasa significativamente más baja de suicidio”.

VanderWeele y Siniff afirman que “la salud y la religión están muy conectadas” y de acuerdo al estudio publicado a mediados de 2016, los adultos que asisten a misa al menos una vez a la semana, en comparación a quienes no asisten en lo absoluto, “han estado mostrando tener un menor riesgo de morir en la próxima década y media”. 

“Los resultados han sido replicados en suficientes estudios y poblaciones para ser considerados bastante confiables”, aseguraron. Si bien precisaron que “la ciencia no se adhiere a una fe sobre otra, o sugiere qué debe hacer la sociedad con esa información”, destacaron que tanto la sociedad en su conjunto y cada persona podrían aprovechar estos resultados.

Quienes asisten a misa, señalaron, “son menos propensos a fumar, o más propensos a dejar de fumar por completo, produciendo significativos beneficios de salud”. 

Además, recalcaron, “la investigación en Harvard y en otras partes indica que, posiblemente debido a un mensaje de fe o esperanza, quienes asisten a servicios son más optimistas y tienen menores tasas de depresión. La investigación de Harvard también ha mostrado que la asistencia protege contra el suicidio”. 

VanderWeele y Siniff destacaron que “algo en la experiencia y participación religiosa comunitaria importa. Algo poderoso parece suceder ahí, y mejora la salud. Esto tiene importantes implicaciones para  el grado en el que la sociedad promueve y protege a las instituciones religiosas”, aseguraron.  

 

 

Fuente: ACI Prensa, USA Today

Desarrollo por San Pablo Multimedia