70 años del Seminario Conciliar de Bogotá - ¡Una casa abierta para todos!

27 de Junio 2016
 Oficina Arquidiocesana de Comunicaciones, OAC-Bogotá
70 años del Seminario Conciliar de Bogotá - ¡Una casa abierta para todos!
A+ A-

ORIGEN: El Seminario de Bogotá tiene su origen remoto en el Concilio de Trento (1545 -1563), el cual ordenó la fundación de instituciones con la misión específica de formar a los futuros sacerdotes de la Iglesia.

Por esta razón, es decir, por obedecer al deseo de un concilio, el Seminario se llama Conciliar. Dice así el texto del Concilio a través del Decreto de la Sesión XXIII en su capítulo XVIII y que en general se refiere a la doctrina del sacramento del orden: “...establece el santo Concilio que todas las catedrales, metropolitanas e iglesias mayores, tuvieran la obligación de mantener, y educar religiosamente, e instruir en la disciplina eclesiástica, según las facultades y extensión de la diócesis, cierto número de jóvenes ... en un colegio situado cerca de las mismas iglesias, o en otro lugar oportuno a elección del Obispo ... de suerte que sea este colegio un plantel perenne de ministros de Dios”. La sesión que dictó este decreto tuvo lugar el 15 de julio de 1563.

 

FECHAS MÁS IMPORTANTES


• Fue el (1) arzobispo Fray Luis Zapata de Cárdenas quien tomó la iniciativa de fundar la institución para la formación del clero en Santa Fé de Bogotá y lo hace con el nombre de Seminario de San Luis. Esto sucede en el año 1581. Su duración no será mayor pues hubo de clausurarse en 1586. Pero un gran paso se ha dado: 18 años después de promulgado el decreto “Cum adolescentium aetas” del Concilio de Trento, nació así el primer seminario conciliar de la Nueva Granada y también primer seminario conciliar de América.

• En 1605 el (2) arzobispo Bartolomé Lobo Guerrero, decide abrir de nuevo el Seminario, pero lo pone bajo el patrocinio de San Bartolomé Apóstol, nombre que se conservará a lo largo de la historia, pero referido al colegio nacional. Se destaca en este seminario la obligación que tenían los alumnos de aprender lengua indígena para su futuro desempeño pastoral.

• En 1767 los Padres Jesuitas fueron expulsados de los dominios españoles y por tanto de la Nueva Granada y el Seminario pasa a manos del clero secular. En 1771 la Junta de Temporalidades une el Seminario al colegio máximo que tenían los jesuitas, lo cual, en la práctica, significó la absorción del Seminario por parte del colegio.

• En 1794 el (3) arzobispo Baltazar Jaime Martínez de Compañón fundó un “Colegio de Ordenandos”, bajo su propio patrocinio. Tres años más tarde, en 1797, murió el arzobispo y con él su obra. Después de este cierre, vienen las épocas de la lucha independentista en Colombia y de la reconquista española, por lo que no hubo manera de pensar en reabrir el Seminario, ni los medios para hacerlo.

• (4) Fernando Caycedo y Flórez, primero como vicario capitular y luego como arzobispo, propone al Congreso de la República un proyecto para la creación de un “Colegio de Ordenandos”. El Congreso aprueba la erección de la institución en 1823, En esta ocasión el Seminario fue puesto bajo el patrocinio de San José y se llamó Colegio de Ordenandos de San José. Inició tareas en 1823 y pudo funcionar así hasta el año 1838 cuando el gobierno vuelve a integrarlo con el colegio de San Bartolomé, siendo ya arzobispo para aquel entonces Monseñor Manuel José Mosquera.

• En 1845, Monseñor Mosquera decide dividir el Seminario en Mayor y Menor. El primero queda en manos del clero secular y el segundo en manos de los jesuitas. Poco más tarde, en 1850, debido a la nueva expulsión de los jesuitas, hubo necesidad de reunificar Mayor y Menor. Se cierra esta etapa del Seminario a causa de dos acontecimientos. El primero, en 1851 el gobierno pide el edificio del Seminario para convertirlo en cuartel. El segundo, en 1852, el gobierno ordena de nuevo la unificación del Seminario y el Colegio de San Bartolomé.

• En 1855, el arzobispo Herrán decide abrir de nuevo el Seminario y efectivamente comienza a funcionar el 13 de enero de 1856. También decidió Monseñor Herrán la división del Seminario en Mayor y Menor. Sin embargo, cerrarse el Seminario en 1861, al ser desterrado el arzobispo Herrán.

• Monseñor Herrán regresa y en 1865 reabre el Seminario

• En 1868 llega a la sede arzobispal de Bogotá Monseñor Vicente Arbeláez quien le da nuevos estatutos al Seminario y los firma el 14 de diciembre de 1868. Nombró este arzobispo como rector, en primer lugar, al Doctor Indalecio Barreto

• En el año 1876 el gobierno pide el edificio para convertirlo en cárcel política.

• Volvió a funcionar el Seminario en 1878, aunque en local diferente. Lo hizo en la casa donde murió el General Santander y después en el edificio del antiguo convento de La Enseñanza. Finalmente, en cuanto a instalaciones, el Seminario cede definitivamente su local al Colegio de San Bartolomé y el gobierno cede al Seminario el antiguo convento de los Agustinos Recoletos.

• En 1885 tuvo de nuevo una corta interrupción pues el gobierno pidió el edificio por cuestiones de guerra e instaló allí el Estado Mayor del Ejército de Reserva.

• Monseñor Herrera, arzobispo de Bogotá le da nuevos estatutos al Seminario. Quiso este prelado darle un nuevo local al Seminario e inició la construcción de un edificio que, aunque se utilizó, nunca fue posible llevarlo a su culminación definitiva y que está situado en la calle 11 con carrera tercera de Bogotá.

• En 1918, con ocasión de la publicación del Código de Derecho Canónico, se dieron nuevos estatutos para el Seminario en concordancia con la nueva legislación de la Iglesia.

• En 1928, el arzobispo Ismael Perdomo realiza la división del Seminario en Mayor y Menor. Este mismo prelado llevó a cabo la construcción del edificio que el Seminario ocupa desde el año 1946 y que está situado en la antigua hacienda de El Chicó.

• En 1960, el cardenal arzobispo de Bogotá, Luis Concha Córdoba, encomendó la dirección del Seminario a los Padres de San Sulpicio y permanecieron en este servicio hasta 1980, cuando el cardenal Aníbal Muñoz Duque lo puso de nuevo en manos del clero de la Arquidiócesis. 
EL SEMINARIO DEL CHICÓ, NUESTRA CASA DELOS 70 AÑOS
• 1939 Monseñor Ismael Perdomo hace público elDecreto de construcción de Seminario Conciliar de San José

• El 9 de diciembre de 1942 se firma la Escritura pública en la Notaría 5ª de Bogotá

“No sé cómo lograron hablar Mons. Emilio Brigard y el señor pbro. D. Gregorio N. Ocampo —quien estaba interesado en el asunto, entre otros motivos por ser el administrador de la casa de ejercicios de Emaús— con doña Mercedes Sierra de Pérez para pedirle que vendiera un lote de la hacienda del “Chicó” para construir en él el edificio del seminario Mayor. Alguna esperanza debió de dar doña Mercedes, pues el Excmo. Señor Perdomo la mandó llamar a su Palacio. En dos ocasiones, si no me equivoco, hubo entrevistas y el Señor Arzobispo le hizo reflexiones tan piadosas y serias que ella comprendió que no podía negarse al negocio que el Prelado le proponía. El lote había que comprarlo con agua, pues el acueducto de la ciudad no llegaba a esa región, y este era el principal atractivo del sitio en el cual debía ser levantada la edificación. Siete u ocho fanegadas parecían suficientes para la construcción, dejando naturalmente en los contornos, terreno que la rodeara; mas solo había unas dos o tres de terreno menos inclinado en donde podría levantarse la fábrica; lo demás era cerro pendiente. Se calculaba el valor de la tierra en unos $40.000 y el del agua —que serían dos pulgadas y media— en unos $10.000. Los abogados de doña Mercedes hicieron las escrituras y los ingenieros levantaron el plano del lote y señalaron los puntos principales de los linderos. Hechos estos trabajos, llegó el día en que el Excmo. Señor Arzobispo Perdomo debía firmar la escritura de compra del terreno; más de nuevo la Providencia de Dios intervino, como ha intervenido en todo lo del seminario, y como lo he repetido y lo repetiré siempre que sea el caso”

• El 29 de junio de 1943 se coloca la Primera Piedra. Fue bendecida por el Excmo. Señor Serena, Nuncio Apostólico. Asistieron el Excmo. Señor Arzobispo Ismael Perdomo, Mons. Luis Concha, obispo de Manizales, Mons. Luis Andrade Valderrama, obispo auxiliar de Bogotá, Mons. Emilio Brigard, Vicario General.Además los superiores de las tres partes del seminario, bastantes sacerdotes, losseminarios Mayor, Menor y la Escuela Apostólica.

• El 8 de enero de 1944 se comenzaron los trabajos preliminares para el levantamiento del edifico en la parte menos inclinada del terreno y a unos cien metros al oriente de la carrera séptima.

• El 18 d diciembre de 1946 se inaugura el Seminario Conciliar de San José, gracias al empeño del Arzobispo

• 31 de Agosto de 1947 Decreto emanado del Curia Arzobispal por el cual el último domingo de Agosto debía ser llamado “Día del Seminario”

• El 3 de mayo de 1949 por Monseñor Emilio de Brigard es consagrada la Capilla del Seminario


RECTORES DURANTE LOS SIGLO XIX Y XX EN LA HISTORIA DEL SEMINARIO
1. Dr. Juan Nepomuceno Gil (1812-1817)
2. José María Estevez (1821-1823)
3. Manuel José Mosquera (1835-1853)
4. Mons. Ignacio de León Alonso (1889-1891)
5. Manuel María Camargo (1895-1912)
6. José Eusebio Díaz (1913 -1919)
7. Emilio Valenzuela (1920-1935)
8. José Manuel Díaz (1935-1950)
9. Mons. Jesús Martínez Vargas (1951-1952)
10. Mons. Alfredo Rubio Díaz (1953)
11. Carlos Bermúdez Ortega (1953-1960)
12. Alfredo Morin,s.s. (1961-1966)
13. Gerardo Yelle,s.s. (1967)
14. Mons. Rodrigo Arango Velásquez, s.s.(1968-1974)
15. Alfredo Botero Maya, s.s. (1975-1980)
16. Mons. Gabriel Romero Franco (1980-1986)
17. Mons. Oscar Urbina Ortega (1986-1994)
18. Mons. Héctor Cubillos Peña (1994-1996)
19. Mons. Jesús María Rincón Rojas (1996-2000)
20. Mons. José Roberto Ospina Leongómez (2001-2006),
21. Mons. Luis Augusto Campos Flórez (2006- 2010)
22. Germán Medina Acosta (2010-2015) 
23. Leonardo Cárdenas (2015-)
En esta lista se destaca el hecho de que en tres ocasiones el Seminario hubiera tenido como rectores a tres obispos. El Seminario de Bogotá, después del Concilio Vaticano II, además de haber sido casa de formación para alumnos de otras iglesias particulares, también ha sido centro de estudios para numerosas comunidades religiosas, las cuales, por muchos años han enviado a sus aspirantes a recibir la formación académica en esta institución. De igual manera han sido alumnos de esta casa los seminaristas que se preparan para servir en las Fuerzas Militares y de Policía, como miembros del Obispado Castrense de Colombia. El Seminario Menor, que venía funcionando desde 1928, fue suprimido en el año 1995.

OBISPOS DEL SIGLO XX EN LA HISTORIA DEL SEMINARIO
1. Mons. Bernardo Herrera Restrepo (1891-1923)
2. Mons. Ismael Perdomo Borrero (1928-1950)
3. Mons. Crisanto Luque (1950-1959)
4. Mons. Luís Concha Córdoba (1959-1972)
5. Mons. Aníbal Muñoz Duque (1972-1984)
6. Mons. Mario Revollo Bravo (1984-1988)
7. Mons. Pedro Rubiano (1988-2010)
8. Mons. Rubén Salazar Gómez (2010-)

Bibliografía sobre el Seminario de Bogotá
• RESTREPO POSADA, José. El Seminario Conciliar de Bogotá. Editorial Centro S.A. Bogotá. 1940.
• MANTILLA, Luis Carlos. O.F.M. Historia de la Arquidiócesis de Bogotá. Arquidiócesis de Bogotá. 1994.
• JARAMILLO MEJÍA, William (Director de la Investigación). Real Colegio Mayor y Seminario de San Bartolomé. Instituto Colombiano de Cultura Hispánica. Editorial ABC Ltda. Bogotá. 1996.
• AA. VV. Cuarto Centenario del Seminario Conciliar de Bogotá. 1581-1981. Revista La Iglesia. Número extraordinario. Multigráficas Ltda. Bogotá. 1987

Fuente: Seminario Conciliar de Bogotá

Desarrollo por San Pablo Multimedia