“Jesucristo subió a los cielos, y está sentado a la derecha de Dios, padre todopoderoso”

Ascensión de Nuestro Señor Jesús

08 de Mayo 2016
 Oficina Arquidiocesana de Comunicaciones - OAC, Bogotá
Ascensión de Nuestro Señor Jesús
A+ A-

San Pedro de Tarantasia, Nuestra Señora de Luján, San Acacio de Bizancio, San Arsenio de Scete, San Bonifacio IV papa, San Desiderato de Bourges, San Dionisio obispo, San Gibriano, San Heladio de Auxerre, San Metrón, San Víctor de Milán, San Wiro y compañeros

Jesús subió a los cielos para ser nuestro Mediador ante el Padre. Allí está intercediendo por nosotros. Subió para rendir cuentas al Padre celestial de la gran obra que había acabado en la tierra. La Iglesia nació, la gracia brota en abundancia de su Cruz en el Calvario y se distribuye por los Sacramentos, la duda de justicia es pagada, la muerte y el infierno son vencidos, el Cielo es abierto y el hombre es puesto en el camino de salvación. Jesús merecía este glorioso recibimiento, al regresar a su hogar.

La Ascensión, además, es garantía de nuestra propia subida al Cielo, después del Juicio de Dios. Fue a prepararnos sitio en su Reino y prometió volver para llevarnos con Él.

La ascensión de Jesucristo marca la entrada definitiva de la humanidad de Jesús en el dominio celeste de Dios de donde ha de volver (cf. Hch 1, 11), aunque mientras tanto lo esconde a los ojos de los hombres (cf. Col 3, 3).

Jesucristo, cabeza de la Iglesia, nos precede en el Reino glorioso del Padre para que nosotros, miembros de su cuerpo, vivamos en la esperanza de estar un día con Él eternamente.

Jesucristo, habiendo entrado una vez por todas en el santuario del cielo, intercede sin cesar por nosotros como el mediador que nos asegura permanentemente la efusión del Espíritu Santo.

Fuente: Varias

Desarrollo por San Pablo Multimedia