¡Reconcíliate!
Itinerario Cuaresmal - ¡Caminemos Juntos!

23 de Febrero 2015
 Oficina Arquidiocesana de Comunicaciones OAC-Bogotá
¡Reconcíliate!Itinerario Cuaresmal - ¡Caminemos Juntos!
A+ A-

Desde el Centro de Dimensión Social de la Evangelización de la arquidiócesis de Bogotá se está realizando una campaña de comunicación que tiene la finalidad de motivar a los lectores a través de los medios virtuales y redes sociales para que reflexionen y tomen conciencia de la necesidad de reconciliarse con Dios a través del sacramento de la Reconciliación. 

Para ello, se  escogió como compañero de camino al papa Francisco, quien a través de algunos de sus mensajes de la Evangelii Gaudium, el Mensaje para la Cuaresma 2015 y finalmente “la Catequesis sobre la Confesión” nos ayudará a recorrer este interesante itinerario cuaresmal.

Este itinerario se inició con el Miércoles de Ceniza, contiene una imagen semanal y un mensaje para cada día hasta completar los 40 días que comprende la Cuaresma, con la invitación:  Para que seas “sal de la tierra y luz del mundo” da el Gran Giro; también con elfin de fortalecer el paradigma que se plantea en el Plan de Evangelización de salir al encuentro del otro, hacernos compañeros de camino y ser fermento, partiendo específicamente del encuentro personal con Jesucristo a través de su perdón por medio de la confesión.

A continuación vea los mensajes de este interesante itinerario cuaresmal

Dia 1:Invito a cada cristiano, en cualquier lugar y situación en que se encuentre, a renovar ahora mismo su encuentro personal con Jesucristo o, al menos, a tomar la decisión de dejarse encontrar por Él, de intentarlo cada día sin descanso.  Papa Francisco

Día 2: Al que arriesga, el Señor no lo defrauda, y cuando alguien da un pequeño paso hacia Jesús, descubre que Él ya esperaba su llegada con los brazos abiertos. Papa Francisco

Día 3: Éste es el momento para decirle a Jesucristo «Señor, me he dejado engañar, de mil maneras escapé de tu amor, pero aquí́ estoy otra vez para renovar mi alianza contigo. Te necesito. Rescátame de nuevo, Señor, acéptame una vez más entre tus brazos redentores». Papa Francisco.

Día 4:¡Nos hace tanto bien volver a Él cuando nos hemos perdido! Papa Francisco.

Día 5:Insisto una vez más: Dios no se cansa nunca de perdonar, somos nosotros los que nos cansamos de acudir a su misericordia.Papa Francisco.  

Día 6:Aquel que nos invitó a perdonar “setenta veces siete” (mt 18,22) nos da ejemplo: Él perdona setenta veces siete.Papa Francisco.

Día 7:Nos vuelve a cargar sobre sus hombros una y otra vez. Nadie podrá quitarnos la dignidad que nos otorga este amor infinito e inquebrantable.Papa Francisco.

Día 8:Él nos permite levantar la cabeza y volver a empezar, con una ternura que nunca nos desilusiona y que siempre puede devolvernos la alegría.Papa Francisco.

Día 9:No huyamos de la resurrección de Jesús, nunca nos declaremos muertos, pase lo que pase. ¡Que nada pueda más que su vida que nos lanza hacia adelante! Papa Francisco.

Día 10:Hay cristianos cuya opción parece ser la de una Cuaresma sin Pascua. Pero reconozco que la alegría no se vive del mismo modo en todas las etapas y circunstancias de la vida, a veces muy duras. Se adapta y se transforma, y siempre permanece al menos como un brote de luz que nace de la certeza personal de ser infinitamente amado, más allá de todo. Evangelii Gaudium

Día 11:Comprendo a las personas que tienden a la tristeza por las graves dificultades que tienen que sufrir, pero poco a poco hay que permitir que la alegría de la fe comience a despertarse, como una secreta pero firme confianza, aun en medio de las peores angustias…Papa Francisco.

Día 12:«Me encuentro lejos de la paz, he olvidado la dicha [...] Pero algo traigo a la memoria, algo que me hace esperar. Que el amor del Señor no se ha acabado, no se ha agotado su ternura. Mañana tras mañana se renuevan. ¡Grande es su fidelidad! [...] Bueno es esperar en silencio la salvación del Señor» (Lm 3,17.21-23.26)

Día 13:Con un corazón de hijo, de hermano, de padre, os pido a todos y para todos nosotros, la conversión del corazón: pasad de ese “a mí que me importa” a las lágrimas. Papa Francisco

Día 14:Sólo gracias a ese encuentro – o reencuentro- con el amor de Dios, que se convierte en feliz amistad, somos rescatados de nuestra conciencia aislada y de la autorreferencialidad. Papa Francisco.

Día 15:Llegamos a ser plenamente humanos cuando somos más que humanos, cuando le permitimos a Dios que nos lleve más allá de nosotros mismos para alcanzar nuestro ser más verdadero. Papa Francisco.

Día 16:Si alguien ha acogido ese amor que le devuelve el sentido de la vida, ¿cómo puede contener el deseo de comunicarlo a otros?. Papa Francisco.


Día 17:«Nosotros amemos a Dios porque él nos amó primero» (1 Jn 4,19). Él no es indiferente a nosotros. Está interesado en cada uno de nosotros, nos conoce por nuestro nombre, nos cuida y nos busca cuando lo dejamos. Papa Francisco.

Día 18:La indiferencia hacia el prójimo y hacia Dios es una tentación real también para los cristianos. Por eso, necesitamos oír en cada Cuaresma el grito de los profetas que levantan su voz y nos despiertan. Papa Francisco.

Día 19:El cristiano es aquel que permite que Dios lo revista de su bondad y misericordia, que lo revista de Cristo, para llegar a ser como Él, siervo de Dios y de los hombres. Papa Francisco.

Día 20:La Cuaresma es un tiempo propicio para dejarnos servir por Cristo y así llegar a ser como Él. Esto sucede cuando escuchamos la Palabra de Dios y cuando recibimos los sacramentos, en particular la Eucaristía. En ella nos convertimos en lo que recibimos: el cuerpo de Cristo. Papa Francisco.

Día 21:Queridos hermanos y hermanas, cuánto deseo que los lugares en los que se manifiesta la Iglesia, en particular nuestras parroquias y nuestras comunidades, lleguen a ser islas de misericordia en medio del mar de la indiferencia. Papa Francisco.

Día 22:El sufrimiento del otro constituye un llamado a la conversión, porque la necesidad del hermano me recuerda la fragilidad de mi vida, mi dependencia de Dios y de los hermanos. Papa Francisco.

Día 23:Si pedimos humildemente la gracia de Dios y aceptamos los límites de nuestras posibilidades, confiaremos en las infinitas posibilidades que nos reserva el amor de Dios. Y podremos resistir a la tentación diabólica que nos hace creer que nosotros solos podemos salvar al mundo y a nosotros mismos. Papa Francisco.

Día 24:Tener un corazón misericordioso no significa tener un corazón débil. Quien desea ser misericordioso necesita un corazón fuerte, firme, cerrado al tentador, pero abierto a Dios. Un corazón que se deje impregnar por el Espíritu y guiar por los caminos del amor que nos llevan a los hermanos y hermanas. En definitiva, un corazón pobre, que conoce sus propias pobrezas y lo da todo por el otro. Papa Francisco.

Día 25:Deseo orar con ustedes a Cristo en esta Cuaresma: "Fac cor nostrum secundum Cor tuum": "Haz nuestro corazón semejante al tuyo" (Súplica de las Letanías al Sagrado Corazón de Jesús). De ese modo tendremos un corazón fuerte y misericordioso, vigilante y generoso, que no se deje encerrar en sí mismo y no caiga en el vértigo de la globalización de la indiferencia. Papa Francisco.

Día 26:El sacramento de la reconciliación es un sacramento de sanación. Cuando yo voy a confesarme, es para sanarme: sanarme el alma, sanarme el corazón por algo que hice no está bien. El ícono bíblico que los representa mejor, en su profundo vínculo, es el episodio del perdón y de la curación del paralítico, donde el Señor Jesús se revela al mismo tiempo médico de las almas y de los cuerpos (Mc 2,1-12 / Mt 9,1-8; Lc 5,17-26). Papa Francisco.

Día 27:El hecho que el perdón de nuestros pecados no es algo que podemos darnos nosotros mismos: yo no puedo decir: Yo me perdono los pecados; el perdón se pide, se pide a otro, y en la Confesión pedimos perdón a Jesús. Papa Francisco.

Día 28:El perdón no es fruto de nuestros esfuerzos, sino es un regalo, es don del Espíritu Santo, que nos colma de la abundancia de la misericordia y la gracia que brota incesantemente del corazón abierto del Cristo crucificado y resucitado. Papa Francisco.

Día 29:El perdón nos recuerda que sólo si nos dejamos reconciliar en el Señor Jesús con el Padre y con los hermanos podemos estar verdaderamente en paz. Y ésto lo hemos sentido todos, en el corazón, cuando vamos a confesarnos, con un peso en el alma, un poco de tristeza. Y cuando sentimos el perdón de Jesús, ¡estamos en paz! Con aquella paz del alma tan bella, que sólo Jesús puede dar, ¡sólo Él!. Papa Francisco.

Día 30:Es la comunidad cristiana el lugar en el cual se hace presente el Espíritu, el cual renueva los corazones en el amor de Dios y hace de todos los hermanos una sola cosa, en Cristo Jesús. He aquí por qué no basta pedir perdón al Señor en la propia mente y en el propio corazón, sino que es necesario confesar humildemente y confiadamente los propios pecados al ministro de la Iglesia.Papa Francisco.

Día 31:En la Confesión el sacerdote no representa solamente a Dios, sino a toda la comunidad, que se reconoce en la fragilidad de cada uno de sus miembros, que escucha conmovida su arrepentimiento, que se reconcilia con Él, que lo alienta y lo acompaña en el camino de conversión y de maduración humana y cristiana. Papa Francisco.

Día 32:Alguno puede decir: Yo me confieso solamente con Dios. Sí, tú puedes decir a Dios: Perdóname, y decirle tus pecados. Pero nuestros pecados son también contra nuestros hermanos, contra la Iglesia y por ello es necesario pedir perdón a la Iglesia y a los hermanos, en la persona del sacerdote.Papa Francisco.

Día 33:Pero, padre, ¡me da vergüenza!. También la vergüenza es buena, es salud tener un poco de vergüenza. Porque cuando una persona no tiene vergüenza, en mi País decimos que es un senza vergogna un sinvergüenza. La vergüenza también nos hace bien, nos hace más humildes. Y el sacerdote recibe con amor y con ternura esta confesión, y en nombre de Dios, perdona. Papa Francisco.

Día 34:También desde el punto de vista humano, para desahogarse, es bueno hablar con el hermano y decirle al sacerdote estas cosas, que pesan tanto en mi corazón: uno siente que se desahoga ante Dios, con la Iglesia y con el hermano. Por eso, no tengan miedo de la Confesión. Papa Francisco.

Día 35:Uno, cuando está en la fila para confesarse siente todas estas cosas también la vergüenza pero luego, cuando termina la confesión sale libre, grande, bello, perdonado, blanco, feliz. Y esto es lo hermoso de la Confesión. Papa Francisco.

Día 36:Quisiera preguntarles, pero no respondan en voz alta ¿eh?, cada uno se responda en su corazón: ¿cuándo ha sido la última vez que te has confesado? Cada uno piense. ¿Dos días, dos semanas, dos años, veinte años, cuarenta años?...Papa Francisco.

Día 37:…Cada uno haga la cuenta, y cada uno se diga a sí mismo: ¿cuándo ha sido la última vez que yo me he confesado? Y si ha pasado mucho tiempo, ¡no pierdas ni un día más! Ve hacia delante, que el sacerdote será bueno. Está Jesús, allí, ¿eh? Y Jesús es más bueno que los curas, y Jesús te recibe. Te recibe con tanto amor. Sé valiente, y adelante con la Confesión.Papa Francisco.

Día 38:Celebrar el Sacramento de la Reconciliación significa estar envueltos en un abrazo afectuoso: es el abrazo de la infinita misericordia del Padre.Papa Francisco.

Día 39:Recordemos aquella bella, bella Parábola del hijo que se fue de casa con el dinero de su herencia, despilfarró todo el dinero y luego, cuando ya no tenía nada, decidió regresar a casa, pero no como hijo, sino como siervo. Tanta culpa había en su corazón, y tanta vergüenza…(Colocar la cita bíblica)Papa Francisco.

Día 40:… Y la sorpresa fue que cuando comenzó a hablar y a pedir perdón, el Padre no lo dejó hablar: ¡lo abrazó, lo besó e hizo una fiesta! Y yo les digo, ¿eh? ¡Cada vez que nos confesamos, Dios nos abraza, Dios hace fiesta! Vayamos adelante por este camino. Que el Señor los bendiga.Papa Francisco.
 

 

  




Desarrollo por San Pablo Multimedia