Corona de Adviento - tercer domingo

13 de Diciembre 2019
Corona de Adviento - tercer domingo
A+ A-

La «Corona de Adviento» tiene como característica cuatro cirios, con ella queremos expresar la alegría del tiempo de preparación a la Navidad, la luz indica el camino, aleja el miedo y favorece la comunión. Jesucristo es la luz que ilumina el sentido de la existencia

IIIer. DOMINGO

  

1. Invocación inicial

Lo mismo que el primer domingo

 

2. Lectura del evangelio

Luego alguno de los presentes hace la lectura del evangelio. 

Del evangelio según san Mateo (11, 2-4)

Estando Juan el Bautista en la cárcel, oyó hablar de las obras mesiánicas realizadas por Jesús. Entonces mandó a unos discípulos a preguntarle: «¿Eres tú el que debía venir, o tenemos que esperar a otro?» Jesús respondió: «Vayan a contar a Juan lo que están viendo y oyendo.» Palabra del Señor.

 

3. Reflexión

En la oscuridad de la prisión donde está Juan se enciende una luz, aunque tenue, allí llega la noticia del bien que hace Jesús. De Dios se dicen tantas cosas y se esperan muchas más, lo involucramos en nuestros caprichos, queremos que se acomode a nuestro modo de pensar, por ello es fácil llamar «Dios» a los ídolos que fabricamos.

La pregunta de Juan manifiesta la duda entre lo que él pensaba acerca del Mesías y lo que oye decir sobre Jesús. Muchos esperan un salvador que se imponga, que elimine las injusticias; la respuesta de Jesús a los enviados por Juan lleva a cada hombre a confrontarse consigo mismo: discernir lo que se ve y se oye. Este es el camino de la fe. A Jesús se le reconoce como Mesías (Salvador) si llegamos a él por el camino de la fe, por la confrontación entre nuestros juicios y su Palabra.

 

4. Oración

En seguida, mientras se enciende el tercer cirio, se dice la siguiente oración:

Señor, cuando encendemos esta tercera luz, cada uno de nosotros está dispuesto a reconocer la presencia de Dios en todo ser humano porque hemos sido creados a tu imagen y semejanza; ilumina nuestra vida con la luz de tu Evangelio para que sigamos la luz de tu verdad que nos permite descubrir la salvación como el proyecto del Reino que se está cumpliendo en cada uno de nosotros. ¡Ven, Señor, a salvarnos, llénanos de tu luz, abrásanos en tu amor!

 

5. Conclusión

Para finalizar todos repiten:

Jesús, ven en medio de nosotros.

Nosotros queremos preparar tu venida.

Nosotros te queremos recibir.

Nosotros esperamos que nos traigas tu luz, tu paz y tu amor. AMÉN.

Desarrollo por San Pablo Multimedia