Mensaje del señor arzobispo Rubén Salazar Gómez en las exequias del padre Arturo Silva Hurtado

10 de Diciembre 2018
 Oficina Arquidiocesana de Comunicaciones
Mensaje del señor arzobispo Rubén Salazar Gómez en las exequias del padre Arturo Silva Hurtado
A+ A-

Despedimos a un excelente sacerdote que siempre se caracterizó por su sensibilidad frente al dolor humano y su vida fue coherente con el evangelio. 

El padre Arturo siempre se destacó por ser una persona libre en su conciencia, con un pensamiento crítico pero eclesial, que entendió que el ser humano se desarrolla a través de procesos educativos, fundados en la misericordia.

Nació en Bogotá el 23 de octubre de 1938, del hogar conformado por Luis Silva y Alicia Hurtado. Realizó estudios de secundaria en el Seminario Conciliar de Bogotá (1951-1956), Filosofía (1957-1959) y Teología (1960-1963 en el Seminario Conciliar de Bogotá. Ordenado Presbítero 25 de agosto de 1963 por el Excmo. Monseñor Alberto Uribe Urdaneta, para el servicio de la Arquidiócesis de Bogotá.

Inició su servicio pastoral como Vicario Cooperador en Fómeque (1964-1968), Vicario Ecónomo en San Cristóbal (1968), Vicario Cooperador en la Inmaculada Concepción – Cáqueza y Vicario Cooperador en la Inmaculada Concepción - Fómeque (1971), Delegado del Señor Arzobispo ante la Corporación Granja Agrícola de Fómeque (1972), Párroco en la Inmaculada Concepción – Fómeque (1974), Arcipreste del Arciprestazgo No. 29. (1975), Párroco en Nuestra Señora de la Valvanera (1980), miembro del Consejo Presbiteral (1979), Delegado Arquidiocesano para la Educación Católica y miembro de la Junta Directiva de la Fundación Obra de Nuestra Señora de Fátima (1996), miembro de la Comisión mixta de la Secretaría de Educación – Arquidiócesis de Bogotá (1997), Juez del Tribunal Eclesiástico Regional de Bogotá (1998).

También se desempeñó como Representante Principal del Arzobispo de Bogotá ante el Directivo de la Federación Católica CONACED y Delegado Arquidiocesano de Pastoral (1999). Capellán del Colegio San José (200), Presidente del Comité Directivo de la Federación Católica CONACED (2002) y reelegido en el (2006), Miembro del Consejo Presbiteral (2008).     Desde el año 2013 se encontraba como Emérito.   

Despedimos a un excelente sacerdote que siempre se caracterizó por su sensibilidad frente al dolor humano y su vida fue coherente con el evangelio. El padre Arturo siempre se destacó por ser una persona libre en su conciencia, con un pensamiento crítico pero eclesial, que entendió que el ser humano se desarrolla a través de procesos educativos, fundados en la misericordia.

Pongamos al querido Padre Arturo en las manos del Padre misericordioso que hoy lo recibe como a su hijo predilecto.

Quisiera poder compartir con ustedes esta celebración eucarística donde ponemos en las manos del Señor al Padre Arturo Silva, pero por compromisos pastorales que no he podido posponer no los puedo acompañar, pero agradezco a su excelencia Monseñor Fabio Suescún Mutis, el presidir esta eucaristía.

Que el Señor Jesús el buen samaritano por excelencia acoja y cuide a nuestro hermano Arturo quien siempre creyó en la misericordia y en el cuidado.

 

Cardenal Rubén Salazar Gómez

Bogotá, 8 de diciembre de 2018

 

Imagen: Corpointegral 3

 

 

Fuente: Oficina Arquidiocesana de Comunicaciones

Desarrollo por San Pablo Multimedia