Corona de Adviento - segundo domingo

07 de Diciembre 2018
Corona de Adviento - segundo domingo
A+ A-

La «Corona de Adviento» tiene como característica cuatro cirios, con ella queremos expresar la alegría del tiempo de preparación a la Navidad, la luz indica el camino, aleja el miedo y favorece la comunión. Jesucristo es la luz que ilumina el sentido de la existencia

DOMINGO II

1. Invocación inicial

La misma del primer domingo

 

2. Lectura del evangelio

Luego alguno hace la lectura del texto del evangelio de la misa del día 

Del evangelio según san Lucas (3, 3.5-6)

Dirigió Dios su palabra a Juan hijo de Zacarías en el desierto. Predicó Juan llamando a todos a convertirse y a bautizarse para obtener el perdón de los pecados, según está escrito en el libro del profeta Isaías: «Una voz grita en el desierto: ¡Preparen el camino del Señor! Que todo lo torcido se enderece, que se allanen los senderos escabrosos. Y verán todos los mortales la salvación que trae Dios». Palabra del Señor.

 

3. Reflexión

En el desierto Dios llama a Juan Bautista y lo envía para convocar una comunidad bien dispuesta para recibir al Mesías y hacerla participar de la salvación que él trae. La salvación que Dios ofrece es don, es regalo, y hombres y mujeres debemos disponernos debidamente a recibirla. La comunidad que recibe al Mesías y que participa de la salvación que él trae está conformada por hombres y mujeres que desde su libertad escuchan, aman y obedecen la Palabra de Dios, de esta manera ponen toda su vida bajo el juicio de Dios esperando su perdón.

 

4. Oración para el momento de encender el segundo cirio

En seguida, mientras se enciende el segundo cirio, se dice la segunda oración:

Señor Jesús: encendemos este segundo cirio como símbolo de la predicación de Juan Bautista convocando una comunidad para recibir la salvación que realiza tu presencia en medio de nosotros. Queremos que tu palabra sea luz para nuestra vida, que iluminados así descubramos el amor que nos tienes y que desde este amor orientemos nuestra existencia hacia ti. Mantén encendida en cada uno de nosotros la

luz de tu palabra para que siempre andemos por tus caminos. ¡Ven Señor Jesús! ¡Ven Señor Jesús!

 

5. Oración conclusiva

Para finalizar todos repiten

Jesús, ven en medio de nosotros.

Te esperamos para que compartas con nosotros tu luz, tu paz, tu vida.

Amén.

Desarrollo por San Pablo Multimedia