La Cofradía de Nuestra Señora del Topo invita a rezar la Novena en honor a la Virgen María 

06 de Noviembre 2018
 Oficina Arquidiocesana de Comunicaciones
La Cofradía de Nuestra Señora del Topo invita a rezar la Novena en honor a la Virgen María
A+ A-

La Cofradía de Nuestra Señora del Topo invita a rezar la Novena en honor a la Virgen María del 29 de octubre al 7 de noviembre en la Catedral Primada, terminando la Eucaristía de 12 M.

Como es costumbre, la Cofradía de Nuestra Señora del Topo convoca, a los fieles y devotos de esta advocación mariana, a celebrar la Novena y la imposición de medallas.

Noviembre 4 (Domingo) 12:00 M Misa Solemne y Novena

Noviembre 5 (Lunes festivo) 12:00 M Misa, Novena e Imposición de Medallas

Noviembre 8 (Jueves) 12:00 M Misa y Salve con los Caballeros de la Virgen

 

Breve historia de la devoción a Nuestra Señora del Topo

En tiempos de la Colonia había una doctrina llamada Topo en las cercanías del actual pueblo de Pauna, Boyacá, donde se llevaba a cabo la catequesis de los indígenas Muzos. Este lugar -Topo- deriva su nombre de la palabra chibcha “tupu” que representa un alfiler para prender el manto de las indígenas. En este poblado había una capilla encomendada al fraile dominico Francisco de Párraga donde se veneraba un cuadro de buen pincel de la Virgen de las Angustias. Este óleo en lienzo sobre tabla, fue traído desde el viejo continente y probablemente fue pintado en la escuela del maestro Luis de Morales “El Divino.” Por eso, entre las imágenes veneradas en Colombia, se le considera la más antigua.

Un día domingo en el año de 1610, los habitantes del lugar vieron que la capilla parecía que estaba ardiendo. Al llegar al lugar, con asombro constataron que no era un incendio sino que unos “extraordinarios resplandores de refulgentísima luz que, como rayos del sol, brotaban del fondo de la imagen de Nuestra Señora.” De este milagro fue testigo presencial el conquistador García Varela, quién viajó a Santafé y puso este evento en conocimiento del Provisor. La devoción a la Virgen aumentó y fueron informados el Deán y Cabildo.

Este suceso fue confirmado y se siguió proceso conforme a derecho. Por orden de la autoridad eclesiástica, se levantó la información canónica, juraron los testigos y certificó lo mismo el fraile Francisco de Párraga. Terminadas estas diligencias se remitió toda la documentación a Santafé. Don Simón López Barragán, quien era el gobernador encargado del arzobispado, ordenó trasladar la milagrosa imagen a Santafé, donde fue recibida solemnemente y colocada en una capilla de la Catedral en 1610. Desde entonces fue acogida como Patrona del Capítulo Metropolitano.

Bajo el título de Nuestra Señora del Topo se estableció una cofradía a la que pertenecían el Arzobispo de Santafé, el Capítulo Primado, casi todo el clero de la arquidiócesis, los Reyes de España y un inmenso número de fieles. Esta confraternidad fue aprobada por el Papa Alejandro VII y enriquecida con muchas indulgencias por medio de una Bula de fecha 1 de noviembre de 1694.

En Bogotá, el Capítulo Metropolitano la acogió como patrona y años después, cuando Felipe IV consagró sus dominios a la Virgen María, en la Nueva Granada decidieron celebrar desde entonces la Fiesta del Patrocinio bajo la advocación del Topo en el mes de noviembre.

La devoción a Nuestra Señora del Topo era inmensa y son muchos los registros de como la feligresía acudía a ella en época de necesidades. El Diario de la Independencia registra: “Después de la misa salió Nuestra Señora del Topo con todo este respetuoso aparato, con una escolta de 100 hombres. Dio vuelta por la plaza, en rogativa por la presente guerra. Cargué yo con otros oficiales a Nuestra Señora. Esto me ha gustado mucho, ver que se implora el auxilio divino en las presentes necesidades, y así confío que alcanzaremos la victoria contra nuestros enemigos.”

Los maestros de la Catedral, comenzando por José Cascante, adoptaron como costumbre estrenar para la fiesta de la patrona una de sus composiciones. Por eso el archivo de la Catedral era rico en salves y villancicos en homenaje a la Nuestra Señora del Topo.

El reconocimiento de Nuestra Señora del Topo ha perdurado hasta nuestros días. Los tres Papas que han visitado a Bogotá han rezado ante esta imagen, Pablo VI en 1968 y Juan Pablo II en 1986. Su Santidad Benedicto XVI concedió indulgencia plenaria para la celebración de cuarto centenario de la renovación.

 

 

 

 

 

Fuente: Oficina Arquidiocesana de Comunicaciones

Desarrollo por San Pablo Multimedia