San Agustín: Un templo lleno de historia y fe

13 de Junio 2018
San Agustín: Un templo lleno de historia y fe
A+ A-

Ubicado al frente del Palacio de Nariño, el templo de San Agustín es fiel testigo de la historia de Bogotá. 

Después de la fundación en 1575 del convento de la Orden de San Agustín en Santa Fe, se establecería la primera iglesia de la Orden en la ciudad, la cual abriría sus puertas en 1606, fue una modesta edificación, de la cual aún existen algunos vestigios incorporados en la nave transversal, localizada al sur del templo actual. Para 1637 Bartolomé y José Cruz empezaron a construir el nuevo templo de tres naves, y el convento adyacente, culminándolo en 1668.

En 1861, el gobierno del general Tomás Cipriano de Mosquera ordenó la salida de los agustinos, de esta manera el templo y el convento pasaron a ser del gobierno colombiano. La iglesia, en 1867, fue devuelta a la congregación, pero el convento continuó siendo utilizado como cuartel militar, hasta 1938 cuando se ordenó su demolición. 

Debido a las constantes batallas y posteriormente el Bogotazo en 1948, el templo sufrió varios daños en su fachada y destrozos en su interior. Por eso, se iniciaron una serie de reparaciones a través de los años.

La restauración sistemática emprendida en 1980 y terminada en 1986 fue realizada por el padre Cándido Barja, con la dirección arquitectónica de Germán Téllez.  La renovación de la pintura y decoración fue hecha bajo la dirección de Rodolfo Vallín.

El templo de San Agustín, tiene un diseño colonial. Está conformado por tres naves, se añadió a la central la antigua capilla original. Los muros están compuestos de mampostería mixta, que incluyen piedra y ladrillo. La decoración incluye el artesonado en bóveda elíptica en sus tres naves. Algunos cuadros, retablos y tallas decorativas se fueron perdiendo en el transcurso del tiempo. La sillería del coro aún continúa intacta y es una de las más bellas del país, incluye tableros pintados con figuras de santos y algunas frases del Te Deum.

También, cabe destacar la belleza de sus altares recubiertos en hojilla de oro y de estilo barroco.  Además, de los cuadros e imágenes, de la vida de Jesús, de la Virgen, de la Sagrada Familia, de San Agustín y otros Santos de la Orden Agustina sobresale la escultura de madera y metal de Jesús Nazareno, del artista Pedro de Lugo Albarracín, nombrada por el prócer Antonio Nariño como el general sus ejércitos. 

Como dato adicional, en el templo se encuentran los restos de Policarpa Salavarrieta, considerada una heroína de la independencia de Colombia. Después de su fusilamiento en 1817, sus hermanos -sacerdotes agustinos- reclamaron su cuerpo y lo trasladaron de la parroquia de la Veracruz al templo de San Agustín.

Actualmente, el templo abre sus puertas todos los días para que transeúntes, turistas y habitantes del sector asistan, no solo a conocer su riqueza artística e histórica, sino también el cálido abrazo de Jesucristo, por medio de eucaristías diarias y del servicio sacramental de la confesión.

 

 

Ubicado al frente del Palacio de Nariño, el templo de San Agustín es fiel testigo de la historia de Bogotá. Después de la fundación en 1575 del convento de la Orden de San Agustín en Santa Fe, se establecería la primera iglesia de la Orden en la ciudad, la cual abriría sus puertas en 1606, fue una modesta edificación, de la cual aún existen algunos vestigios incorporados en la nave transversal, localizada al sur del templo actual. Para 1637 Bartolomé y José Cruz empezaron a construir el nuevo templo de tres naves, y el convento adyacente, culminándolo en 1668. Nota completa en la página web de la arquidiócesis de Bogotá • • • • #templo #sanagustin #bogotá #historia #arquitectura

Una publicación compartida por Arquidiócesis de Bogotá (@arquidiocesisbo) el 13 de Jun de 2018 a las 2:07 PDT

Desarrollo por San Pablo Multimedia