Corona de Adviento - tercer domingo

15 de Diciembre 2017
Corona de Adviento - tercer domingo
A+ A-

La «Corona de Adviento» tiene como característica cuatro cirios, con ella queremos expresar la alegría del tiempo de preparación a la Navidad, la luz indica el camino, aleja el miedo y favorece la comunión. Jesucristo es la luz que ilumina el sentido de la existencia

III DOMINGO

Del evangelio según san Juan (1, 6-8.19.24-26)

Enviado de parte de Dios, vino un hombre que se llamaba Juan. Vino para ser testigo de la luz, para dar testimonio de la luz, para llevar a todos a creer. Él mismo no era la luz, sino que vino para dar testimonio de la luz.

Este fue el testimonio que dio Juan el Bautista cuando las autoridades judías le mandaron desde Jerusalén algunos sacerdotes y levitas para preguntarle quién era él. Algunos del grupo de los fariseos le preguntaron: «Si tú no eres el Mesías, ni Elías, ni el profeta anunciado, ¿por qué bautizas?» –Juan les respondió: Yo bautizo con agua, pero en medio de ustedes está otro a quien no conocen.» Palabra del Señor.

 

Reflexión

En medio de los hombres está Jesús, a quien muchas veces se desconoce, bien porque los hombres se hacen a una imagen acomodada de Dios, bien porque sencillamente les resulta incómodo; Juan Bautista es enviado para que se conozca la actividad iluminadora del Mesías y de esta manera se manifieste la salvación. La revelación del Mesías es iniciativa divina y la salvación que ofrece es don gratuito de Dios que el hombre sólo puede acoger con humildad, los planes de Dios permanecen ocultos a las especulaciones humanas.

En seguida, mientras se enciende el tercer cirio, se dice la siguiente oración:

Señor Jesucristo, este tiempo del Adviento nos recuerda la persona y la misión de Juan el Bautista, él invitó a la conversión para poder reconocer tu llegada, no era él la luz sino testigo de la luz; al encender este tercer cirio de nuestra Corona de Adviento te pedimos la gracia de una auténtica conversión para buscarte a ti y a tu palabra a fin de vivir como discípulos tuyos. Aviva en todos los cristianos la gracia de este tiempo del Adviento para que mostremos al mundo la alegría de haberte encontrado.

 

 

Desarrollo por San Pablo Multimedia