Beato Juan Bautista Scalabrini, obispo y fundador

01 de Junio 2017
 Oficina Arquidiocesana de Comunicaciones
Beato Juan Bautista Scalabrini, obispo y fundador
A+ A-

El 28 de noviembre de 1887 funda la congregación de los Misioneros de San Carlos, más conocidos como Scalabrinianos, y a las Misioneras de San Carlos, o Scalabrinianas, el 25 de noviembre de 1895 con el fin de apoyar a los migrantes italianos en su búsqueda de mejores condiciones de vida para ellos y sus familias

Sus padres fueron Colomba y Luis Scalabrini, tenía además otros 7 hermanos. Su familia al igual que algunas en el pueblo se dedicaba a trabajar el gusano de la seda y en el cultivo de arroz. Existía necesidad financiera en la familia, dos de sus hermanos tuvieron que migrar a las Américas; la mayoría de las personas que vivían en su pueblo migraron a Suiza para trabajar en el campo. Su hermana Luisa fue la que más le ayudó en cuestión de pastoral a Juan Bautista tanto en el instituto parroquial que fundó como en el orfanato más adelante.

Los años de su formación en el seminario los pasó en la ciudad de Como, Italia. Rápidamente se distinguió por su gran desempeño en los estudios, sus compañeros se admiraban cuando él compartía algunos temas, siempre fue el más aplicado de su clase desde que entró hasta que terminó sus estudios. Se ordenó sacerdote el 30 de mayo de 1863. Pensó entrar en la Pía Institución de las Misiones al Extranjero para realizar una labor de evangelización en las Indias. Fue vicerrector del seminario de Como una vez que fue ordenado; enseñaba en el seminario las materias de religión, historia y griego. Se convierte en rector a los 29 años de edad. Entabla una relación muy estrecha con Serafino Balestra, apóstol de los sordomudos; Serafino inventa un método de enseñanza para los sordomudos ya que en aquellas épocas este tipo de personas eran marginadas en cuestiones de educación, tanto cívica con en catequesis.

A los 31 años es párroco de San Bartolomeo, una parroquia ubicada a las afueras de la ciudad, su gran celo pastoral lo lleva a desarrollar un programa de Catequesis tanto para adultos, como para niños (1875), crea oratorios para jóvenes y señoritas. Tanto era el fervor que sentía ante el adoctrinamiento de su rebaño que preparó sus homilías de tal forma en la que les pudiera explicar el Concilio Vaticano I. El pueblo donde se ubicaba la parroquia sufría mucho a causa de la sobreexplotación laboral y los malos salarios que recibían. Hace una fuerte crítica a la iglesia por su nula participación ante esta situación. Scalabrini motivó la creación de sindicatos en los que se exigieran mejores condiciones de trabajo.

Scalabrini dio algunas conferencias que trataban acerca de los contenidos de constituciones eclesiales como la Dei Filius que trata de la fe y sobre la constitución, Pastor Aeternus, que habla del primado e infalibilidad del sumo Pontífice. Esta última causó gran polémica en la sociedad de su tiempo, pues el Papa estaba siendo muy atacado por un grupo de intelectuales conocidos como los Iluministas.

Scalabrini es ordenado obispo a los 39 años de edad, la ceguera de la iglesia en asuntos sociales motiva a Monseñor a realizar las visitas pastorales en su diócesis, en total fueron 5 veces en 29 años y dejando pendiente la sexta por haber llegado la hora de su partida de este mundo. Su pueblo fue abatido por muchas penas y enfermedades, una de ella era la migración, pero nunca se alejó de él. Renovó la vida de los seminarios, particularmente en el seminario de Bobbio. Recuerda la realidad de la estación de Piacenza, el puerto de Génova y particularmente la estación del tren de Milán. Las obras de la emigración nace de las visitas pastorales, porque se da cuenta de la situación de su pueblo.

El 28 de noviembre de 1887 funda la congregación de los Misioneros de San Carlos, más conocidos como Scalabrinianos, y a las Misioneras de San Carlos, o Scalabrinianas, el 25 de noviembre de 1895 con el fin de apoyar a los migrantes italianos en su búsqueda de mejores condiciones de vida para ellos y sus familias.

Muere en Piacenza el 1° de junio de 1905. Fue beatificado por el papa Juan Pablo II en 1997. Sus reliquias se veneran en una urna de cristal, ubicada bajo el altar de la Catedral de Piacenza en Italia

Comunidades fundadas

Scalabrinianos

Congregación de Misioneros de San Carlos Borromeo

La Congregación de Misioneros de San Carlos Borromeo (en latín: Congregatio Missionariorum a Sancte Carolo) o Misioneros de San Carlos,1 más conocidos como scalabrinianos, es una congregación religiosa clerical de la Iglesia católica, de derecho pontificio, fundada en Italia en 1887 por Juan Bautista Scalabrini, con el objetivo de ayudar a los inmigrantes y refugiados políticos. Los miembros de esta congregación añaden a sus nombres las siglas C.S.

La Congregación de los Misioneros de San Carlos fue fundada en Piacenza por el obispo Juan Bautista Scalabrini (1839-1905), con el fin de mantener viva en el corazón de los inmigrantes italianos la fe católica y procurar, en la medida de las posibilidades, el bienestar moral, civil y económico de los mismos. El instituto fue aprobado en principio por el papa León XIII con el breve Libenter agnovimus de 15 de noviembre de 1887. El nombre de los misioneros fue escogido en honor a Carlos Borromeo, considerado uno de los baluartes de la reforma católica en Italia en el siglo XVI.

Siete sacerdotes y tres hermanos laicos de la Congregación dejaron Italia el 12 de julio de 1888, de los cuales dos sacerdotes y un hermano laico se dirigían a Nueva York, cinco sacerdotes y dos hermanos a Brasil. La Congregación se expandió rápidamente entre las comunidades de italianos inmigrantes en los Estados Unidos y Brasil. En dichas misiones establecieron iglesias, escuelas y hogares misioneros, donde conservaron las costumbres y tradiciones de su patria de origen.

En 1969, los scalabrinianos se abrieron por primera vez a las misiones entre otros inmigrantes diferentes a los italianos.

Los scalabrinianos fieles a su carisma, pero ampliándolo a otras nacionalidades inmigrantes, continúan su labor en beneficio de aquellas personas que por diversas circunstancias se ven obligadas a dejar sus hogares y buscar una mejor fuente de sostén para sus familias en otras naciones fuera de las suyas. Su trabajo lo desarrollan principalmente en la atención pastoral en casas del migrante, centros de atención para los derechos humanos, parroquias multiculturales y medios de comunicación.

En la actualidad hay unos 713 misioneros de San Carlos en el mundo, poseen unas 207 casas en 32 países: Alemania, Argentina, Australia, Bélgica, Bolivia, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, El Salvador, Estados Unidos, Filipinas, Francia, Guatemala, Haití, Indonesia, Italia, Japón, Luxemburgo, México, Mozambique, Paraguay, Perú, Portugal, Reino Unido, Sud Africa, Suiza, Taiwán, Uruguay, Venezuela y Vietnam.

El carisma de Juan Bautista Scalabrini en lo que hoy se llaman Familia Scalabriniana, formada por tres ramas:

Misioneros de San Carlos o Scalabrinianos,

Misioneras de San Carlos Borromeo o Scalabrinianas,

y las Misioneras Seculares Scalabrinianas.

Scalabrinianos ilustres

Juan Bautista Scalabrini (1839-1905), obispo de Piacenza (Italia) y fundador de la congregación. Fue beatificado por Juan Pablo II en 1997.

Pedro Antônio Colbachini, fundador de la ciudad brasilera de Nova Bassano.

Gaetano De Lai (1853-1928), fue superior general de la congregación. Creado cardenal por Pío X en el consistorio del 16 de diciembre de 1907.

Velasio De Paolis (1935-), creado cardenal por Benedicto XVI en el consistorio del 20 de noviembre de 2010.

Silvano Maria Tomasi (1940-), arzobispo titular de Asolo y nombrado por el Papa Francisco Secretario delegado del Consejo Pontificio Justicia y Paz.

Fuente: Varias

Desarrollo por San Pablo Multimedia