Robert Mercier: Dedicó su vida a la espiritualidad y al estudio de la Sagrada Escritura

11 de Mayo 2017
Robert Mercier: Dedicó su vida a la espiritualidad y al estudio de la Sagrada Escritura
A+ A-

Un sacerdote comprometido con la educación continua de comunidades religiosas al rededor del mundo 

EL padre Robert Mercier nació en la ciudad de Valleyfield (Canadá), el 1 de diciembre de 1939. Fue ordenado el 21 de mayo de 1966 en la diócesis de Valleyfield. Llega a Colombia en los años setenta, gracias a que pertenecía a la compañía de sacerdotes de San Sulpicio, la cual en esa época se encontraba al frente del Seminario Mayor de Bogotá. 

En el año 1967 ingresó en el Instituto Bíblico de Roma para estudiar la Sagrada Escritura, específicamente el Nuevo Testamento. Luego, en 1970, en la Pontificia Facultad Teológica Teresianum (Roma), estudió Teología y espiritualidad.

Arribó a Bogotá en el año 1971, como profesor de escritura y formador en el Seminario Mayor de Bogotá. En 1981 es trasladado a la ciudad de Cali para ser el rector y maestro de teología, espiritualidad y escritura del Seminario Mayor de Cali, donde estuvo hasta el año 1984 cuando regreso a Canadá.

Durante más de 25 años, el padre Mercier se dedicó a gestionar múltiples retiros espirituales, talleres y cursos sobre escritura y la Lectio Divina en varios países de América y Europa. Sus estudiantes eran obispos, sacerdotes, monjes, religiosas, laicos y seminaristas.

 

Apasionado por la Sagrada Escritura

El sacerdote emérito colombiano Gregorio León, quien fue gran amigo del padre Mercier recuerda el amor que él tenía por la Biblia “su pasión por la Sagrada Escritura y la espiritualidad lo llevó a pasar la mayor parte de su tiempo haciendo retiros en varios países”.

A lo largo de su vida el padre Mercier publicó varios libros en francés y español sobre espiritualidad, teología bíblica y la Lectio Divina, los cuales aún continúan siendo parte importante en la formación de seminaristas y comunidades religiosas del mundo.

Era una persona muy comunicativa, extrovertida y con una capacidad de relaciones humanas única, lo cual lo convirtió en un sacerdote querido por la comunidad y recordado en todos los lugares que visitó.

A continuación el testimonio del padre Gregorio León:

Desarrollo por San Pablo Multimedia