El día del encuentro o más vale tarde que nunca

22 de Febrero 2017
 Aglaya Alvarado / Johan Mendoza
El día del encuentro o más vale tarde que nunca
A+ A-

Era el dos de febrero, día de la Presentación del Señor, pero la logística en esta ciudad sui generis no permitió su celebración puntual. El sábado 18 el Colegio Santa Clara, la casa de las hermanas del Niño Jesús Pobre, abrió sus puertas y más de seiscientas personas entre hombres y mujeres consagrados llenaron, con su diversidad de hábitos y carismas, esas amables instalaciones

Lo primero fue la eucaristía, luego, las conferencias.

La Eucaristía fue presidida por el obispo auxiliar de Bogotá, Luis Manuel Alí, concelebraron monseñor Gabriel Londoño, quien por algo más de siete años fue el Vicario para la Vida religiosa y monseñor Julio Alejandro Henao De Brigard, el nuevo encargado; los acompañaron los seis arciprestes para la vida religiosa, uno de cada vicaría territorial.

La homilía de monseñor Alí se centró en el servicio que presta a la Iglesia la Vida Consagrada, tanto activa como contemplativa; cómo la diversidad de los carismas son la gran riqueza de la Iglesia y la maravillosa participación del laicado comprometido y consagrado en la actitud misionera de esta Iglesia en salida:

Homilía:

Luego de la Eucaristía se cambió de escenario y en el teatro del colegio se reunieron para conocer la nueva organización de la Coordinación Arquidiocesana de Vida Consagrada a cargo de monseñor Julio Alejandro Henao de Brigard, quien expuso la nueva figura del Arcipreste, la cual será de animación y de vínculo entre las diferentes sociedades de vida consagrada, comunidades y movimientos y la Arquidiócesis, particularmente con el Plan E:

Entrevistas con Monseñor Alí y Ómar Cristancho. 

El Catolicismo buscó los testimonios de varios participantes quienes expusieron sus experiencias y explicaron sus carismas:

 

Fuente: Oficina Arquidiocesana de Comunicaciones - OAC, Bogotá

Desarrollo por San Pablo Multimedia